Vía nigroestriatal: Estructuras clave y funciones exploradas

Valoración: 4.1 (26 votos)
funciones del sistema motor

La vía nigroestriatal, que se origina en la substantia nigra, desempeña un papel esencial en el control motor. Las neuronas en esta vía producen dopamina, necesaria para los movimientos voluntarios. La disfunción puede llevar a condiciones como la enfermedad de Parkinson, afectando la coordinación y ejecución de acciones. La deficiencia de dopamina afecta la función motora, relacionada con trastornos como el Parkinson. Comprender esta vía ofrece información importante sobre los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Estructuras clave incluyen la substantia nigra y el estriado. Avances recientes en la investigación han mejorado la comprensión a través de técnicas de neuroimagen. La exploración adicional de esta vía revela información significativa sobre trastornos neurológicos que impactan las funciones motoras y el comportamiento.

📰 ¿Qué vas a encontrar? 👇

Principales conclusiones

  • La vía nigroestriatal se origina en la sustancia negra y se proyecta hacia el núcleo caudado y el putamen.
  • La disfunción en la vía puede provocar trastornos motores y cognitivos.
  • La dopamina producida en la sustancia negra facilita la transmisión para los movimientos voluntarios.
  • La degeneración en la vía está asociada con condiciones como la enfermedad de Parkinson.
  • La vía es crucial para el control del movimiento voluntario, los comportamientos de búsqueda de recompensas y los procesos de aprendizaje.

Vía nigroestriatal definida

La vía nigroestriatal es un componente vital del sistema dopaminérgico. Juega un papel central en el control de los movimientos voluntarios. Compuesta por estructuras como la sustancia negra, el núcleo caudado y el putamen, esta vía facilita el control intencional del movimiento.

Comprender las estructuras principales involucradas y la importancia de la vía en la función motora es esencial para comprender su impacto en la regulación del movimiento y las condiciones clínicas asociadas.

Estructuras principales involucradas

Explorar las estructuras centrales involucradas en la Vía Nigroestriada proporciona información esencial sobre la circuitaria neural responsable del control motor y la transmisión de dopamina dentro del cerebro.

La vía nigroestriada, que se origina en la sustancia negra, proyecta sus fibras hacia el cuerpo estriado, específicamente el núcleo caudado y el putamen. La sustancia negra alberga neuronas productoras de dopamina vitales para movimientos oculares, control motor, búsqueda de recompensas, aprendizaje y adicción, funciones también mediadas por el cuerpo estriado.

La alteración en estas estructuras, observada en condiciones como la enfermedad de Parkinson, conlleva trastornos motores y cognitivos. El cuerpo estriado, que comprende el núcleo caudado y el putamen, ayuda a transmitir información a los ganglios basales, influyendo en movimientos voluntarios, aprendizaje, memoria y control motor fino.

Lee También Núcleos septales: Descubriendo sus roles y conexiones nerviosas Núcleos septales: Descubriendo sus roles y conexiones nerviosas

Comprender estas estructuras centrales mejora la comprensión de los mecanismos de control motor.

Significado en el Control Motor

La comprensión del papel fundamental de la vía nigroestriada en el control motor arroja luz sobre los intrincados mecanismos neurales que gobiernan los movimientos voluntarios y la transmisión de dopamina dentro del cerebro.

La vía nigroestriada, también conocida como nigroestriada, desempeña un papel esencial en el control de las funciones motoras, en particular los movimientos intencionales. La interrupción de esta vía está estrechamente relacionada con afecciones como la enfermedad de Parkinson, afectando los niveles de dopamina y dando lugar a trastornos motores.

La vía se extiende desde la sustancia negra hasta el estriado, específicamente el núcleo caudado y el putamen, influyendo en la coordinación y ejecución de movimientos voluntarios. En condiciones como la enfermedad de Parkinson, donde ocurre la degeneración de la vía nigroestriada, los síntomas que afectan el control motor se hacen prominentes, resaltando la importancia de la vía en el mantenimiento de movimientos suaves y coordinados.

El papel de la dopamina en la vía

La dopamina desempeña un papel vital en la vía nigroestriatal, facilitando la transmisión de señales que regulan los movimientos voluntarios. Su deficiencia puede tener impactos significativos, llevando a condiciones como la enfermedad de Parkinson caracterizada por impedimentos motores debido a niveles disminuidos de dopamina en esta vía.

Comprender cómo la dopamina influye en el control del movimiento arroja luz sobre la importancia de mantener una función adecuada de la dopamina para una coordinación y función motora ideal.

Lee También ¿Cuáles son los ritmos biológicos y sus tipos y mecanismos? ¿Cuáles son los ritmos biológicos y sus tipos y mecanismos?

Transmisión y funciones

Dentro de la vía nigroestriatal, la dopamina desempeña un papel crítico en la transmisión y regulación de los movimientos voluntarios y el control motor.

Este neurotransmisor viaja a través de la vía nigroestriatal, específicamente a través de la nigroestriada, para facilitar movimientos intencionales.

La vía conecta la sustancia negra con el núcleo caudado y el putamen dentro del estriado.

La sustancia negra alberga neuronas productoras de dopamina esenciales para el control motor, el comportamiento de búsqueda de recompensas y el aprendizaje.

Por otro lado, el núcleo caudado y el putamen, conocidos colectivamente como el estriado, son fundamentales para coordinar los movimientos voluntarios.

La disfunción en esta vía, como se observa en la enfermedad de Parkinson, puede llevar a deterioros motores y cognitivos.

Lee También Conexiones Sinápticas: Tipos, Funciones y Por Qué Son Importantes Conexiones Sinápticas: Tipos, Funciones y Por Qué Son Importantes

Comprender el papel de la dopamina en la vía nigroestriatal arroja luz sobre su importancia en la regulación de la función motora.

Impacto de la deficiencia de dopamina

La ausencia de niveles suficientes de dopamina dentro de la vía nigroestriatal puede tener un gran impacto en la función motora y llevar a varios trastornos neurológicos. La deficiencia de dopamina en esta vía, esencial para el control del movimiento intencional, está relacionada con condiciones como la enfermedad de Parkinson y la corea.

La enfermedad de Parkinson resulta de una disminución progresiva en la producción de dopamina dentro de la vía nigroestriatal, afectando los movimientos voluntarios. Medicamentos como los antagonistas de la dopamina D2, utilizados para problemas gastrointestinales, pueden inducir de manera no intencional efectos extrapiramidales como el pseudoparkinsonismo.

Los trastornos de corea causan contracciones musculares irregulares involuntarias, observadas en condiciones como la enfermedad de Huntington. Comprender el impacto de la deficiencia de dopamina en la vía nigroestriatal es esencial para reconocer y manejar trastornos neurológicos que afectan la función motora.

Vínculo con Trastornos Neurológicos

conexi n con trastornos neurol gicos

La vía nigroestriatal juega un papel vital en el control motor, y su deterioro está relacionado con diversos trastornos neurológicos.

Comprender la enfermedad de Parkinson, las coreas y los efectos de los antagonistas de D2 proporciona valiosos conocimientos sobre cómo las interrupciones en esta vía pueden manifestarse clínicamente.

Lee También Cómo funciona la percepción sensorial al explorar el mundo Cómo funciona la percepción sensorial al explorar el mundo

Enfermedad de Parkinson explicada

Explorar la intrincada conexión entre la enfermedad de Parkinson y otros trastornos neurológicos revela conocimientos significativos sobre las complejidades de las vías dopaminérgicas en el cerebro.

La enfermedad de Parkinson, un trastorno motor común, se origina en una disminución en la producción de dopamina dentro de la vía nigroestriatal. Esta reducción afecta la capacidad del cerebro para controlar los movimientos voluntarios de manera eficiente. Las personas con Parkinson pueden experimentar temblores, rigidez y dificultades con el equilibrio y la coordinación.

La enfermedad progresa gradualmente, afectando un lado del cuerpo antes de extenderse al otro. Comprender el Parkinson implica reconocer el papel crucial de la vía nigroestriatal en la función motora y cómo su disfunción conduce a los síntomas característicos de la condición, enfatizando la importancia de la dopamina en el mantenimiento de movimientos coordinados y suaves.

Comprendiendo las Corias

La comprensión de las Coreas en relación con los trastornos neurológicos arroja luz sobre las diversas manifestaciones de este grupo de trastornos del movimiento. Las coreas se caracterizan por movimientos involuntarios, irregulares y no repetitivos que afectan a las manos y los pies. Dentro de esta categoría, afecciones como la corea de Huntington y la corea familiar benigna presentan desafíos únicos.

Estos movimientos resultan de interrupciones en la vía nigroestriatal, que afectan el control motor. En trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson, donde la producción de dopamina está comprometida en esta vía, pueden manifestarse movimientos coreicos. Comprender la relación entre las coreas y la vía nigroestriatal brinda información sobre las complejidades de los trastornos del movimiento.

Efectos de los Antagonistas de D2

El examen de las repercusiones de los antagonistas de D2 en los trastornos neurológicos proporciona información crucial sobre la intrincada interacción entre las intervenciones farmacológicas y las condiciones relacionadas con el movimiento.

Lee También Reflejo glabelar: qué es y cómo ocurre ininterrumpidamente Reflejo glabelar: qué es y cómo ocurre ininterrumpidamente

Los antagonistas de D2, comúnmente utilizados para tratar problemas gastrointestinales, pueden llevar a efectos no deseados extrapiramidales al bloquear los receptores de dopamina. Estos efectos pueden manifestarse como distonías o movimientos pseudoparkinsonianos.

Además, una disminución de la actividad de la dopamina dentro de la vía nigroestriatal puede contribuir a condiciones como las coréas, caracterizadas por contracciones musculares involuntarias e irregulares que afectan a las extremidades. Las coréas abarcan trastornos como la Corea de Huntington y la corea familiar benigna.

Además, en la enfermedad de Parkinson, una disminución progresiva en la producción de dopamina en la vía nigroestriatal resulta en deterioros motores. Comprender estos efectos resalta el delicado equilibrio de la regulación de la dopamina en la salud neurológica.

Influencia de los caminos en el comportamiento

La vía nigroestriatal juega un papel esencial en el control del movimiento voluntario, los comportamientos de búsqueda de recompensas y los procesos de aprendizaje.

Esta vía, compuesta por neuronas productoras de dopamina que se proyectan desde la sustancia negra hacia el estriado, en particular el núcleo caudado y el putamen, influye en varios aspectos del comportamiento.

Comprender cómo la vía nigroestriatal influye en estas funciones fundamentales proporciona información clave sobre la relación intrincada entre los circuitos cerebrales y la regulación del comportamiento.

Lee También ¿Cuál es el papel de los núcleos del rafé en la función cerebral? ¿Cuál es el papel de los núcleos del rafé en la función cerebral?

Control de Movimiento Voluntario

Influir en el comportamiento a través de vías, el control del movimiento voluntario juega un papel esencial en la regulación de las funciones motoras dentro del cerebro. Los movimientos voluntarios son acciones intencionales dirigidas a lograr objetivos específicos y pueden ser perfeccionados a través de la práctica. Estos movimientos son coordinados por la vía nigroestriada, que involucra estructuras como la sustancia negra, el núcleo caudado y el putamen. La sustancia negra es vital para los movimientos oculares, el control motor, la búsqueda de recompensas, el aprendizaje y la adicción. El núcleo caudado contribuye al control voluntario y a los procesos de memoria, mientras que el putamen es esencial para los movimientos voluntarios finos e influye en el condicionamiento operante. Juntas, estas estructuras gobiernan la ejecución de movimientos con propósito y son fundamentales para el sistema de control motor del cerebro.

Estructura Función
Sustancia Negra Regula los movimientos oculares, el control motor, la búsqueda de recompensas, el aprendizaje y la adicción.
Núcleo Caudado Involucrado en el control voluntario, el aprendizaje y los procesos de memoria.
Putamen Esencial para los movimientos voluntarios finos, el condicionamiento operante y el procesamiento emocional.

Búsqueda de recompensas y aprendizaje

Explorando la intrincada interacción entre los comportamientos en busca de recompensas y los procesos de aprendizaje, las vías dentro del cerebro ejercen una influencia significativa en el comportamiento.

  1. Liberación de Dopamina: La dopamina, un neurotransmisor, es vital para el procesamiento de recompensas y refuerzo de ciertos comportamientos.
  2. Aprendizaje Asociativo: La vía nigroestriatal desempeña un papel fundamental en la formación de asociaciones entre acciones y recompensas.
  3. Formación de Hábitos: A través de la activación repetida, esta vía contribuye a la formación de hábitos y comportamientos automáticos.
  4. Toma de Decisiones: Al modular la actividad neural en el estriado, la vía influye en los procesos de toma de decisiones basados en recompensas anticipadas.

Estas funciones resaltan cómo la vía nigroestriatal integra la búsqueda de recompensas con mecanismos de aprendizaje para moldear el comportamiento y guiar los procesos de toma de decisiones.

Anatomía de Estructuras Clave

La Substantia Nigra y el Estriado son estructuras vitales dentro de la vía nigroestriatal. La Substantia Nigra alberga neuronas productoras de dopamina, desempeñando un papel fundamental en diversas funciones como el control motor y los comportamientos de búsqueda de recompensas.

Por otro lado, el Estriado, compuesto por el núcleo caudado y el putamen, es esencial para coordinar movimientos voluntarios y refinar habilidades motoras. Estas estructuras trabajan en armonía para facilitar acciones motoras suaves y con propósito, resaltando la importancia de la vía nigroestriatal en la regulación del movimiento voluntario.

La Substantia Nigra

Un componente esencial del sistema dopaminérgico del cerebro, la Substantia Nigra es una región crítica responsable de producir dopamina y desempeña un papel clave en el control motor y los procesos de recompensa.

  • Producción Neuronal: Las neuronas en la Substantia Nigra producen dopamina, vital para la función motora.
  • Control Motor: Está involucrada en el control de movimientos intencionales, afectando las acciones voluntarias.
  • Sistema de Recompensa: Juega un papel en conductas de búsqueda de recompensas y vías de adicción.
  • Implicaciones en Enfermedades: La degeneración de la Substantia Nigra está relacionada con condiciones como la enfermedad de Parkinson, afectando las funciones motoras y cognitivas.

Función del Estriado

Con un enfoque en las complejas estructuras del sistema dopaminérgico del cerebro, la discusión ahora se centra en elucidar el papel fundamental que desempeña el estriado en el control motor y los procesos cognitivos.

El estriado, que comprende el núcleo caudado y el putamen, es esencial para coordinar movimientos voluntarios y las funciones cognitivas. El núcleo caudado, ubicado centralmente en el cerebro, contribuye al control voluntario, al aprendizaje y a los procesos de memoria.

En contraste, el putamen, también situado centralmente, desempeña un papel crítico en el control motor fino e influye en el condicionamiento operante. Estas estructuras, conocidas colectivamente como el estriado, son componentes clave de la vía nigroestriada, responsable de facilitar movimientos intencionales y funciones cognitivas.

Comprender las funciones del estriado es fundamental para comprender el control motor y los procesos cognitivos en el cerebro, arrojando luz sobre condiciones como la enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento.

Intervenciones farmacológicas

Las intervenciones farmacológicas juegan un papel esencial en el manejo de condiciones que afectan la vía nigroestriatal, como la enfermedad de Parkinson y la discinesia. Los tratamientos para el Parkinson se centran en abordar la deficiencia de dopamina en la vía nigroestriatal, con el objetivo de aliviar los síntomas motores.

El manejo de la discinesia implica equilibrar el uso de medicamentos para controlar los movimientos involuntarios mientras se minimizan los efectos secundarios.

Tratamientos para la enfermedad de Parkinson

Explorar intervenciones terapéuticas para manejar la enfermedad de Parkinson implica adentrarse en enfoques farmacológicos para controlar los síntomas y la progresión de la enfermedad. Al considerar tratamientos para el Parkinson, las siguientes intervenciones farmacológicas son comúnmente utilizadas:

  1. Levodopa: Un precursor de la dopamina, ayuda a reponer los niveles de dopamina en el cerebro para mejorar los síntomas motores.
  2. Agonistas de la Dopamina: Medicamentos que imitan los efectos de la dopamina en el cerebro, ayudando en el manejo de los síntomas.
  3. Inhibidores de la MAO-B: Estos fármacos ayudan a prevenir la descomposición de la dopamina, prolongando sus efectos en el cerebro.
  4. Inhibidores de la COMT: Al bloquear una enzima que descompone la levodopa, estos medicamentos mejoran la efectividad y duración de acción de la levodopa.

Estos medicamentos tienen como objetivo aliviar los síntomas al abordar la deficiencia de dopamina en el cerebro, proporcionando alivio y mejorando la calidad de vida de las personas con Parkinson.

Gestionando la discinesia

Al abordar el manejo de la discinesia en personas con enfermedad de Parkinson, las intervenciones farmacológicas desempeñan un papel fundamental en aliviar los síntomas motores asociados con esta condición.

Medicamentos como levodopa, los agonistas de la dopamina y amantadina se utilizan comúnmente para manejar la discinesia. La levodopa ayuda a reponer los niveles de dopamina en el cerebro, reduciendo los movimientos involuntarios.

Los agonistas de la dopamina imitan los efectos de la dopamina, ayudando en el control de la función motora. La amantadina también puede mitigar los síntomas de la discinesia al modular la transmisión de glutamato. Sin embargo, es importante equilibrar la efectividad de la medicación con los posibles efectos secundarios como náuseas, alucinaciones o mareos.

Los profesionales de la salud adaptan los planes de tratamiento a las necesidades individuales, ajustando las dosis y combinaciones para optimizar el alivio de los síntomas mientras se minimizan las reacciones adversas. El monitoreo regular y la comunicación abierta entre pacientes y profesionales de la salud son esenciales para el manejo exitoso de la discinesia.

Desarrollos recientes en la investigación

Los recientes avances en investigación en el campo de la vía nigroestriatal han traído importantes mejoras en las técnicas de neuroimagen, permitiendo una comprensión más profunda de las complejidades de este vital sistema dopaminérgico.

Además, las terapias emergentes dirigidas a esta vía muestran un potencial prometedor en el tratamiento de los trastornos del movimiento asociados con su disfunción, como la enfermedad de Parkinson y la corea.

Estos avances señalan una dirección esperanzadora en la exploración de intervenciones novedosas que podrían mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por condiciones que impactan la vía nigroestriatal.

Avances en Neuroimagenología

Los últimos avances en técnicas de neuroimagen han revolucionado nuestra comprensión de la estructura y función del cerebro. Los desarrollos recientes en la investigación han arrojado luz sobre las complejidades del funcionamiento interno del cerebro, especialmente en relación con la vía nigroestriatal. Aquí se presentan algunos hallazgos clave:

  1. Resonancia Magnética Funcional (fMRI): Permite a los investigadores observar la actividad cerebral mediante la medición de cambios en el flujo sanguíneo.
  2. Imagen por Tensor de Difusión (DTI): Permite la visualización de tractos de materia blanca, esenciales para comprender la conectividad entre regiones cerebrales.
  3. Tomografía por Emisión de Positrones (PET): Proporciona información sobre la actividad de neurotransmisores, incluidos los niveles de dopamina en la vía nigroestriatal.
  4. Magnetoencefalografía (MEG): Ofrece monitorización en tiempo real de la actividad eléctrica cerebral, lo que ayuda en el estudio del control motor y los movimientos voluntarios.

Terapias Emergentes

Explorar nuevos enfoques terapéuticos se ha convertido en un punto focal en los esfuerzos de investigación actuales dirigidos a los avances en el tratamiento de trastornos neurológicos que afectan la vía nigroestriatal. Los recientes desarrollos han mostrado promesas en el campo de las terapias emergentes, con un enfoque en abordar condiciones como la enfermedad de Parkinson y otros trastornos del movimiento. Se están investigando tratamientos experimentales que involucran la terapia génica, el trasplante de células madre y la estimulación cerebral profunda para apuntar a los mecanismos subyacentes de estas condiciones.

Además, los avances en los sistemas de administración de fármacos y las técnicas de medicina de precisión ofrecen nuevas vías para estrategias de tratamiento personalizadas. Estos enfoques de vanguardia tienen como objetivo mejorar el manejo de los síntomas, ralentizar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por los trastornos relacionados con la vía nigroestriatal.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo contribuye la disfunción de la vía nigroestriatal al desarrollo de trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson?

La disfunción en la vía nigroestriatal contribuye en gran medida a trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson.

Esta vía, responsable de controlar los movimientos voluntarios, se deteriora debido a la disminución de la producción de dopamina, afectando el control motor.

Los síntomas de Parkinson, un trastorno común en personas mayores, incluyen temblores, rigidez y bradicinesia.

Comprender cómo las alteraciones en esta vía afectan la regulación del movimiento es vital para diagnosticar y manejar eficazmente tales condiciones.

¿Cuáles son los posibles cambios de comportamiento que pueden ocurrir como resultado de las alteraciones en la vía nigroestriatal?

Las interrupciones en la vía nigroestriatal pueden llevar a cambios de conducta potenciales. Estas alteraciones pueden manifestarse como trastornos motores, como temblores, rigidez y dificultades para iniciar y ejecutar movimientos, comúnmente observados en condiciones como la enfermedad de Parkinson.

Además, las interrupciones en esta vía pueden afectar las funciones cognitivas, incluida la atención, las funciones ejecutivas y la regulación emocional. Comprender estos posibles cambios de conducta es esencial para diagnosticar y manejar los trastornos neurológicos que afectan la vía nigroestriatal.

¿Cómo afectan las intervenciones farmacológicas dirigidas a la vía nigroestriatal la función motora y el comportamiento en pacientes con trastornos neurológicos?

Las intervenciones farmacológicas dirigidas a la vía nigroestriatal pueden tener un impacto profundo en la función motora y el comportamiento de pacientes con trastornos neurológicos. Estas intervenciones, como los antagonistas de la dopamina D2, pueden provocar efectos no deseados extrapiramidales como distonías o movimientos pseudoparkinsonianos.

Por otro lado, la degeneración progresiva de la vía nigroestriatal, como se observa en condiciones como la enfermedad de Parkinson, puede resultar en trastornos motores y desafíos cognitivos debido a la disminución de los niveles de dopamina que afectan el control del movimiento.

¿Hay algún avance o desarrollo reciente en la investigación sobre el papel de la vía nigroestriatal en la función cerebral y las enfermedades?

Investigaciones recientes han arrojado luz sobre el intrincado papel de la vía nigroestriatal en la función cerebral y las enfermedades. Comprender el impacto de la vía en el control motor y los procesos cognitivos, especialmente en condiciones como la enfermedad de Parkinson, ha sido un enfoque.

Los avances en técnicas de imagen y estudios moleculares han profundizado nuestra comprensión de cómo las interrupciones en esta vía contribuyen a los trastornos neurológicos, allanando el camino para tratamientos específicos y mejores resultados para los pacientes.

¿Las alteraciones en la vía nigroestriatal pueden conducir a deterioro cognitivo o síntomas psiquiátricos además de déficits motores?

Las alteraciones en la vía nigroestriatal, esencial para el control motor, pueden conducir de hecho a deterioros cognitivos y síntomas psiquiátricos además de déficits motores. Condiciones como la enfermedad de Parkinson muestran esto, afectando la cognición, el estado de ánimo y el comportamiento.

Los cambios en los niveles de dopamina dentro de esta vía pueden afectar diversas funciones cerebrales más allá del movimiento, resaltando la intrincada relación entre el control motor y el bienestar cognitivo y psiquiátrico.

Conclusión

En resumen, la Vía Nigroestriatal juega un papel fundamental en el control motor, con la transmisión de dopamina entre la sustancia negra y el estriado que permite regular el movimiento voluntario. Las alteraciones en esta vía, como se observa en condiciones como la enfermedad de Parkinson, pueden provocar importantes deterioros motores y cognitivos.

Comprender la anatomía y las funciones de las estructuras clave dentro de esta vía es vital para comprender su importancia en la salud neurológica y el impacto potencial de intervenciones farmacológicas y desarrollos de investigación en curso.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Vía nigroestriatal: Estructuras clave y funciones exploradas puedes visitar la categoría Neurociencia.

Foto del avatar

Rosana Artiaga García

Destacada especialista en Psicología, posee una vasta formación y experiencia en diversas áreas como IFS, EMDR, Mindfulness, Coaching Integral, y Brain Gym. Certificada en múltiples técnicas terapéuticas, también es Educadora Visual y miembro de la Junta Directiva de la Asociación Española para la Educación Visual.

Contenido Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu puntuación: Útil

Subir